Los gobiernos de nuestro país han olvidado la tarea fundamental que es la de procurar el desarrollo libre del ser humano. Parece que la política solo es una cuestión meramente electoral y no de desarrollo de proyectos de largo alcance.

Un grupo de amigos preocupados como todos por el presente y futuro de México, llegamos a la conclusión de que lo que nos puede sacar del desastre en el que estamos es la premisa de un “piso parejo” para todos. Y este piso se podría generar si replanteamos el acceso a la salud, trabajo y vivienda. Sostenemos que un sistema de seguridad universal puede revertir nuestra crisis humanitaria. Tratar a todos tus ciudadanos con empatía y entendimiento en vez de sometimiento seguro nos va a llevar mucho más lejos.

Sostenemos que la salud es un derecho universal y para México debe de ser una prioridad. Nos hemos caracterizado por maltratarnos los unos con los otros en este país. No hemos resuelto heridas muy profundas que nos impiden hablar de nuestro racismo, clasismo y machismo escondidos en nuestro lenguaje. Un sistema de salud universal derribaría nuestras barreras raciales y sociales y podríamos catapultar el proyecto mexicano del siglo XXI.

Nuestra propuesta es volver al sentido común y más que nada la empatía como pegamento de nuestra convivencia. La empatía como forma de gobernar. Un gobierno que devuelva la dignidad a lo público. Por eso la conformación de un sistema de seguridad universal nos obligaría a pensar en reformas fiscales progresistas y a reorientar el gasto en donde debe de ir: la gente, es decir todos.

Necesitamos un gobierno-movimiento que escuche, entienda y recapacite. No uno anquilosado en el presidencialismo escueto del siglo pasado. Un gobierno que apoye todas la formas de libertad características de nuestra especie.

Rodrigo Cordera

@Rocordera