Pasado el mediodía, el presidente Enrique Peña Nieto hizo un anuncio público en el que expuso dos noticias; primero, el nombramiento del nuevo canciller de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, quien toma el lugar que deja Claudia Ruiz Massieu. Segundo, el nombramiento de María Cristina García como la nueva secretaria de Cultura, puesto que quedó vacío con el fallecimiento de Rafael Tovar y Teresa el pasado diciembre.

La noticia del regreso de Videgaray es motivo de polémica pues el último recuerdo del imaginario colectivo fue que dejó la Secretaría de Hacienda en septiembre luego de la visita de Donald Trump al país, liderada por él, y que causó molestia nacional.

Las primeras reacciones en redes sociales no se hicieron esperar apenas comenzó la transmisión, incluso legisladores han expresado su opinión en sus cuentas de Twitter, ya sea felicitando al nuevo canciller, o repudiando el hecho y manifestando descontento con el mensaje redundante del presidente en el que tocó el tema del gasolinazo sin mencionar mucho más que un llamado a la comprensión de parte de los mexicanos.

Videgaray emitió su primer mensaje como secretario de Relaciones Exteriores  expresando su carencia de conocimiento sobre diplomacia y esperando el apoyo del servicio exterior mexicano:

“Yo no conozco la secretaría. No soy diplomático, nunca he tenido responsabilidad más allá de los encargos de Hacienda. Ustedes han dedicado su vida entera a ello. Vengo a aprender de ustedes”