Con renuncia o sin renuncia de Peña Nieto, el hecho es que el Poder Ejecutivo Federal se encuentra acéfalo. Es esa la manera en que está iniciando el tránsito hacia el 2018. La pregunta es ¿hacia dónde?

La debilidad política de Peña Nieto, tanto por el rechazo popular, como por la falta de apoyo de sus adláteres, es evidente. Para colmo, se encuentra incapacitado para resolverla. Un candidato fabricado por las televisoras, como es su caso, no tiene asideros, es prescindible. Lo que no es prescindible son los negocios impulsados por su gobierno, y esos continúan muy campantes. Por ejemplo el negocio de la deuda pública, que a pesar del superávit primario del 0.4% del PIB proyectado para 2017 –gracias a los recortes presupuestales, el nivel de la deuda pública bajará apenas 3 décimas porcentuales del PIB. Se trata sólo de gestionarla, no de resolverla.

Pero no sólo el sobreendeudamiento público se gestiona sin resolverlo. Lo mismo se hace con la deuda social y política. La crisis de derechos humanos y sociales, se administra y se sigue acumulando. Basta recordar Ayotzinapa y el conflicto magisterial. Nadar de muertito parece ser la consigna del gobierno federal. Y de tanto administrar y gestionar, se termina por degradar a la política, al ejercicio del poder. Las consecuencias son evidentes.

Para muestra basta el botón de las protestas contra la progresista iniciativa presidencial para legalizar los matrimonios gays y el derecho a la adopción. El PAN esconde su apoyo a esas manifestaciones; AMLO promete a los jerarcas de las iglesias un plebiscito en la materia; es decir…¡ someter a votación un derecho humano!; el PRD no se pronuncia; y el PRI deja solo a su Presidente. ¿Quién se beneficia de estos vacíos? ¡Obviamente la derecha!

Y así, el vacío de poder en el tránsito hacia 2018 se va llenando de un rancio conservadurismo. A diferencia del adiós zedillista del PRI a la presidencia, el de ahora es un adiós sin presidente, para seguir derechizando al país. ¿La renuncia de Peña Nieto resolvería algo? No lo veo. Sin proyecto alternativo de una izquierda democrática y moderna, no lo veo.

 

 
Sobre la autora:
Rosa Albina Garavito Elías
Economista por la Universidad Autónoma de Nuevo León y maestra en Sociología por la FLACSO de Santiago de Chile. Profesora investigadora del Departamento de Economía de la UAM-Azcapotzalco. Cofundadora del PRD. Fue diputada federal en la LV Legislatura, y Senadora en la LVII Legislatura.